«Cult of done»

  • There are three states of being. Not knowing, action and completion.
  • Accept that everything is a draft. It helps to get it done.
  • There is no editing stage.
  • Pretending you know what you’re doing is almost the same as knowing what you are doing, so just accept that you know what you’re doing even if you don’t and do it.
  • Banish procrastination. If you wait more than a week to get an idea done, abandon it.
  • The point of being done is not to finish but to get other things done.
  • Once you’re done you can throw it away.
  • Laugh at perfection. It’s boring and keeps you from being done.
  • People without dirty hands are wrong. Doing something makes you right.
  • Failure counts as done. So do mistakes.
  • Destruction is a variant of done.
  • If you have an idea and publish it on the internet, that counts as a ghost of done.
  • Done is the engine of more.

A veces quisiera en serio hacerlo una filosofía de vida. En fin, nunca está mal recordarlo. Esto es el Cult of done de Bre Prettis, habrá que aprenderlo de memoria y ponerlo en todos lados.

Pendejos piramidales y pirámides del pendejismo

Hoy el buen Salles (a quien tuve oportunidad de ver en la Campus Party pasada) ha publicado una ilustración épica, hablando de los pendejos y la tolerancia que tenemos a ellos. Denle un vistazo:

Esto es sabiduría. De una u otra manera. Y es chistoso porque es cierto.

En fin, para todos aquellos que se preocupaban por mi paradero (jojo, «paradero») en la vida, resulta que ando en Guadalajara, trabajando en WEM Creative Studio, y la verdad me la estoy pasando bastante bien.

Vivo bastante cerca de la oficina -que está en Libertad y Moscú, la mothership de los hipster-, tengo una cama, un ropero, un puff, un mueble para poner la computadora, dos mochilas, mi ropa y una bici. En otras palabras tengo todo lo que necesito. Y vivo con otros tipos -otros seis, o cinco porque uno es médico y casi nunca está en la casa- que son bastante chidos en una casa grande de la colonia Moderna.

¿Qué les puedo decir? Guadalajara me sienta bien, sin albur.

Y pues, les dejo la pirámide del pendejismo para que se diviertan. Dejen sus comentarios y cosas por el estilo 🙂

La creatividad y 29 maneras de mantenerte creativo

La creatividad es como magia.

29 WAYS TO STAY CREATIVE from TO-FU on Vimeo.

Mi novia alguna vez me dijo que ser programador es la alquimia moderna, piensas algo, prácticamente cualquier cosa, y puedes hacerlo real. Obviamente no es tan fácil como se los platico -de hecho no es nada fácil-, requiere principalmente dos cosas: conocimiento y creatividad. El conocimiento lo obtienes estudiando y leyendo, la creatividad… bueno, esa es otra historia.

La creatividad es uno de los bienes más preciados del universo, muy a pesar de la antimateria. ¿Por qué? Pues porque con eso se puede construir cualquier cosa.

Muchos han querido crear la fórmula de la creatividad. Hay libros sobre creatividad, posts acerca de creatividad, métodos para la creatividad… y un gran etcétera. Pero la verdad es que es una cosa tan personal que cada quien debe encontrar la manera de hacerse más creativo. La experiencia es la madre de la creatividad, porque nos permite encontrar maneras de no hacer las cosas; si a eso le sumamos un poco de raciocinio y un tiempo para pensar, podemos crear cosas nuevas, nuevos métodos o nuevas maneras de hacer algo.

Suena menso, pero cada quien encuentra su propia manera de hacerlo; estos son consejos y seguramente son bastante útiles. Así que pónganlos en práctica si quieren, o tomen los que más les gustan, pero yo voy a tratar de ponerlos en práctica empezando ya.

¿Saben que consejo les daría yo? tengan Twitter y no lo usen solamente para decir lo que están haciendo, sigan a gente chida y traten de ir un poco más allá. Es un buen ejercicio y puede a veces ser divertido.

La historia del Panyee FC de Tailandia

Una historia que me encantó mucho y que espero que todos vean. Este video nos cuenta la historia de unos niños que vivían en un poblado flotante en Tailandia, el cual fue construído por pescadores encima de pilotes a manera de un extraño puerto-aldea. Estos chicos encontraron que les apasionaba el futbol y como no tenían espacio para jugarlo (eso de vivir prácticamente en un muelle gigantesco puede ser algo difícil), decidieron hacerlo.

Historia recomendable y lagrimita de Remi asegurada:

No sé en dónde lo vi, creo que en Twitter, si me acuerdo lo pongo.

“10 cosas que he aprendido”

Rondando el Internet me topé con un artículo bien perrón, que más bien es una plática de Milton Glaser que dio en Londres en la que hablaba de cosas que había aprendido como freelancer.

Con el tiempo y la experiencia escribió un decálogo de 10 cosas que hay que aprender y tomar en cuenta en la vida profesional que me gustó mucho y que creo que vale la pena que lean, está en inglés, pero les dejo los 10 puntos ‘resumidos’ traducidos al español porque soy bien buena onda:

1. Sólo puedes trabajar para gente que te cae bien.

2. Si tienes la opción, nunca tengas un trabajo (este es muy importante y espero poder seguirlo, léanlo)

3. Algunas personas son tóxicas, evítalas (nada que ver con canciones de Britney)

4. El profesionalismo no es suficiente o Lo bueno es enemigo de lo chingón*

5. Menos no es necesariamente más

6. No confíes en el estilo

7. La manera en que vives cambia tu cerebro

8. La duda es mejor que la certeza

9. Acerca de envejecer o ‘No importa’

10. Di la verdad

La verdad los puntos están padres y les recomiendo que les den un vistazo, yo ahí andaré tratando de ponerlos en práctica. Y pues si tienen más consejos, ya saben que los pueden dejar en los comments.

*N. del T. Me tomé la libertad de traducirlo así porque se escucha y ve más chingón.

Enlace: Ten things I have learned

De como hay gente que la despierta su propia baba

En días pasados mi hermano menor me contó una anécdota que está medio graciosa.

Me dijo que un día, estando en clase se quedó dormido. Por o visto estaba tan agusto que empezó a babear, ahí, en su banca, con un descaro y cinismo propios de los morros de su edad. Ya saben, 15 años, empezando la prepa, son los reyes del mundo cual DiCaprio en Titanic.

En fin, estaba mi hermano dormido, babeante y después de un rato y de haber mojado el cuaderno lo suficiente, sintió mojada la cara y se despertó. Digamos que ‘charqueó’. Y pues ya, se limpió disimuladamente y aqui-no-pasó-nada.

La anécdota podría no pasar a mayores, pero me puse a pensar y divagar y me di cuenta de que normalmente soy de esos que no se despiertan hasta que ya están bien babeados. Sí. Siempre que me meto en pedos no es hasta que ya estoy bien metidote (hasta que ya hice charquito, vamos) que empiezo a reaccionar.

Digo, esto me pasaba en el terreno personal. En el profesional/laboral/académico no soy así y a muchos les consta. En fin. La onda es que con el paso de los años he cambiado y creo que me he hecho más previsor y también he sabido en qué problemas meterme. No les voy a decir que siempre hago la buena elección, pero también aprendí a aceptar que estoy en un problema más rapidamente.

Así que pues podría decir que después de babear un poco (o un demasiado) y despertarme más de dos veces con casi toda la cama mojada, ahora me despierto cuando empiezo a babear. Y babeo menos que antes, me cae. La mayoría de las veces refiriéndome a la metáfora, ya saben.

En fin ¿ustedes se despiertan cuando empiezan a babear o ya cuando tienen charco? Porque, chicos, no dejen que su baba los despierte. Aprendan de lo que han vivido. O compren una almohada absorbente, por si las moscas.