De como hay gente que la despierta su propia baba

En días pasados mi hermano menor me contó una anécdota que está medio graciosa.

Me dijo que un día, estando en clase se quedó dormido. Por o visto estaba tan agusto que empezó a babear, ahí, en su banca, con un descaro y cinismo propios de los morros de su edad. Ya saben, 15 años, empezando la prepa, son los reyes del mundo cual DiCaprio en Titanic.

En fin, estaba mi hermano dormido, babeante y después de un rato y de haber mojado el cuaderno lo suficiente, sintió mojada la cara y se despertó. Digamos que ‘charqueó’. Y pues ya, se limpió disimuladamente y aqui-no-pasó-nada.

La anécdota podría no pasar a mayores, pero me puse a pensar y divagar y me di cuenta de que normalmente soy de esos que no se despiertan hasta que ya están bien babeados. Sí. Siempre que me meto en pedos no es hasta que ya estoy bien metidote (hasta que ya hice charquito, vamos) que empiezo a reaccionar.

Digo, esto me pasaba en el terreno personal. En el profesional/laboral/académico no soy así y a muchos les consta. En fin. La onda es que con el paso de los años he cambiado y creo que me he hecho más previsor y también he sabido en qué problemas meterme. No les voy a decir que siempre hago la buena elección, pero también aprendí a aceptar que estoy en un problema más rapidamente.

Así que pues podría decir que después de babear un poco (o un demasiado) y despertarme más de dos veces con casi toda la cama mojada, ahora me despierto cuando empiezo a babear. Y babeo menos que antes, me cae. La mayoría de las veces refiriéndome a la metáfora, ya saben.

En fin ¿ustedes se despiertan cuando empiezan a babear o ya cuando tienen charco? Porque, chicos, no dejen que su baba los despierte. Aprendan de lo que han vivido. O compren una almohada absorbente, por si las moscas.

admin

4 thoughts on “De como hay gente que la despierta su propia baba

  1. La baba en el sueño es interesante, puede hacerte despertar de lo que bien puede ser una pesadilla (en clase o en cama), o hacerte despertar a una pesadilla (generalmente en clases); es inevitable cuando ya estás muy cansado; pero siempre tienes la ventaja de empezar a tragar saliva desde antes que te predispongas a dormir. Como si de una instrucción se tratase; lo aprendí yendo a visitar a una noviecilla muy linda que tenía en secu aprovechando los hermosos autobuses urbanos de oax; clavé el pico plácidamente mientras el trayecto continuaba y al despertar vi un tono ligeramente más oscuro en mi camisa azul de rayas blancas. Con un buen “Sluuurp” y una caminata de 2 cuadras antes del destino. To’o como si na’a.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *