Sobre los blogs

Llevo varios años escribiendo en blogs. No soy un pionero ni mucho menos, ni tampoco me consideraría alguien especialmente bueno.

Pero me gusta.

Me gusta mucho escribir en blogs, me gusta que me lean y me gusta que la gente comente acerca de lo que escribo; aunque en América Latina la tasa de participación en Internet (que al parecer es parecida a la de la vida real, ya saben, somos apáticos) es bastante baja. No sé cuál sea mi post más comentado por acá, pero de seguro era algo en el que muchos de mis amigos que me conocen en persona querían decir algo.

Pero me estoy saliendo del tema. El hecho es que me gusta escribir en los blogs, pero a veces siento que Internet puede llegar a ser algo injusto en este sentido, conozco dos o tres blogs que a pesar de ser verdaderamente buenos no tienen la atención que deberían; además conozco otros blogs que a pesar de no tener nada de contenido nuevo e interesante son muy leídos porque tienen un gran trabajo de optimización para buscadores.

De hecho conozco mucha gente -no diré nombres, pero de seguro alguno de mis cuatro lectores sabrá a quien me refiero- que no escribe porque le gusta, sino porque se le hizo una manera buena de ganar dinero. Y bastante dinero. Y lo hacen de manera deshonesta. Copiando y pegando artículos de otros blogs, comprando links, haciendo extrañas tretas para que los lectores le den clic “por accidente” a los anuncios…. en fin, tretas como estas hay muchas. Y todavía se jactan de tener «más de 25 blogs». En fin, así hay gente.

Pero hay espacio para todos. O eso supongo yo. Hay espacio incluso para los poco originales, para los que se dedican a copiar y pegar noticias de otros blogs muchas veces sin ni siquiera enlazar (ni un cochino enlace se merece lo que otros escriben) al contenido original. Hay espacio para aquellos blogs famosos que en lugar de dar una opinión pensada acerca de un tema prefieren traducir la nota que un blog importante en inglés ya dio, incluso párrafo por párrafo, frase por frase. Y eso no es algo que me hayan venido a contar. Yo estuve ahí, yo lo vi.

Hay lugar para todos. Pero a veces me pregunto ¿qué hace que un blog destaque? ¿Qué hace que la gente se identifique? ¿Por qué leer un blog y otro no? A veces la gente dice que es para enterarse primero, pero siento que a veces eso no basta. O no debería bastar. O no lo sé. Siento que no hay fórmula y que más bien se trata de un poco de suerte y algo más.

Como les digo, a mi me encanta bloguear y me encanta leer a algunos compañeros bloguers que hacen su trabajo cual profesionales. Y son geniales en lo que hacen. Me encanta que sea así. Y a veces me encantaba escribir para que millones de personas me leyeran, pero cuando ese es todo el objetivo, creo que pierde sabor.

Y les digo porque en el último semestre que he estado vigilando a IdentidadGeek más de cerca, creo que he aprendido una o dos cosas. Pero también creo que me hace falta saber algo más y simplemente no entiendo qué será. Habrá que experimentar, o esperar un golpe de suerte.

Aunque yo siempre he dicho que la única manera de encontrar un golpe de suerte es con la defensa arriba y tú golpeando también. Habrá que ver.

Por el momento, larga vida al blag.

P.D.  No manchen, llevo dos semanas sin trabajar en el libro y estoy perdiendo ritmo, ¡alguien haga algo!

P.D. 2 Gracias por leerme, aunque creo que en esta ocasión escribía más bien para mi.

Novedades de la vida, el Universo y todo lo demás del 2012

¡Feliz 2012! Porque desear año nuevo en enero es muy mainstream.

La verdad todo ha estado muy tranquilo estos días, he estado trabajando muy agusto coordinando IndieWeblogs y haciendo uno que otro proyecto interesante de electrónica. La vida tapatía ha demostrado ser buena, mientras que yo ando batallando para poder titularme (eso de vivir lejos de donde estudiaste es una frieguita si quieres hacer papeleo).

Y pues no hay mucho más. Vivo en la colonia Moderna, muy cerca del tren ligero Mexicaltzingo -no recuerdo si ya lo había dicho-, tengo muchos roomates que son bastante chidos. Desde un médico -que se acaba de ir, pero es como si todavía fuera mi roomate- hasta una hamburguesa. De hamburgo. Osea, una estudiante de intercambio alemana que se va en un mes.

Y bien, ya sé que ya es febrero -uff, que rápido pasa el tiempo *se paniquea mil*- y que no me había puesto a escribir acá desde hace tiempo, pero quería hablar de mis planes. Leí en Lifehacker que la mejor forma de hacer una cosa es diciéndola a tus amigos y conocidos, supongo que así te sientes moralmente obligado a hacerlo y pues… lo haces. O vives con la vergüenza de ser un loser que nomás planea cosas y no las hace.

En fin, para romper el hábito, acá les voy con las cosas que pienso hacer antes de entrar a la maestría el próximo verano -que hay curso propedéutico-, mi plan es estudiar en CUCEI la maestría en robótica (dios mío, por qué no me especialicé en control :S), tienen buen nivel, buenos laboratorios y buenos programas de intercambios (yey, viajes a costa del gobierno), así que probablemente me verán llorando por ahí. CINVESTAV no me convenció por la onda de que son cuatrimestres y la carrera esa está muy enfocada en cosas de IA que no entiendo. Es más, ni sé programar chido. Pero bueno, acá mis cosas para los próximos 5 meses.

  • Hacer los trámites de la maestría. Obvio, pero es que si no lo digo igual y hasta se me pasa (así que recuérdenme)
  • Estudiar Python. ¿Por qué quiero aprender Python? No sé, díganle moda, pero a mi se me hace una buena idea. De hecho trataré de poner mis avances en Python en este blag. Y de Django, que no se olviden de Django. Aparte el nombre está padre, «Django». Django.
  • Estudiar electrónica. Hay que recordar lo mero bueno. Nada que entro a la maestría y no me acuerdo ni de como integrar por partes (¡sálvame Mathcad!).
  • Reactivar el podcast de Tecnoadicto. La neta extraño mucho hacer el podcast, sé que ahora será más difícil (con eso de que mi compinche Rapapu va a ser papá de una niña y demás). Pero primero me quería conseguir un micrófono USB; el gran problema es que son rete caros. 1,000 lanas el más barato. Así que tengo de dos, ahorrar o llorar y hacerlo con otros micrófonos. Creo que optaré por lo segundo. Últimamente he escuchado mucho Gweek, el podcast de BoingBoing. Y sería padre tener invitados chidos como Alan Lazalde (blogger de ALT1040) o Padaguan (Blogger de Yahoo! MX), Isopixel (ya saben quién es) Aaron el que escribe de cómics en NacionDelComic y otra banda. A ver si se arma.
  • Seguir con lo de la corredera. Estaba corriendo hasta 15k y me lastimé mi rodilla como un zopenco haciendo -bueno, más bien entrenando – parkour la semana pasada. Una estupidez total porque me lastimé ¡caminando! En fin, seguirle con eso.
  • Seguir con mi libro. Estoy escribiendo un libro, la temática es sorpresa pero lo podrán descargar desde acá. GRATIS. El plan es acabarlo antes de entrar a la maestría.
  • Todo lo que se me olvida. Porque siempre se me olvida algo. Quizás ¿tratar de ser menos olvidadizo?

Pero bueno, creo que ya me tengo que ir porque estoy escribiendo esto en horas de trabajo y me van a regañar.

Gracias a quien quiera que lea esto. Y si quieren dejar su comentario y darme consejos, mentarme la madre, venderme un micrófono o cosas así, sería padre.

Abrazos

Zapata

«No, yo ya no veo la tele» y otra gente del estilo

Hay un fenómeno social que me parece bien interesante. Lo entiendo porque yo normalmente soy un ególatra cualquiera, como todos ustedes o como cualquier persona que se digne a tener un Twitter, digo, si tienen uno es porque piensan que tan siquiera alguien debería leerlos ¿no? En fin, en el post de hoy me quiero concentrar en un tipo de banda: los que dicen cosas esperando que todos digan/piensen «¡No manches! ¿En serio? Eres bien transgresor».

¿Tienen alguna duda de quién es este tipo de gente? Sí, probablemente fui demasiado ambiguo, así que déjenme ser más específico. Esta definición incluye, pero no está limitada, a gente que dice cosas como:

  • «No me gusta el fútbol»
  • «¿Sigues viendo la tele? No, yo no veo la tele»
  • «Ja, ¿religión? no, yo soy ateo. En serio, no creo en dios. ¿Lo escribes con mayúscula? Yo no, porque soy ateo»
  • «No, yo no le voy a México/mi país en las competencias deportivas ¿Por qué la gente siempre se sorprende cuándo les digo eso?»
  • «Casi no como carne, soy semi-vegetariano»
  • Otros por el estilo

¿Es en serio gente? ¿Qué quieren? ¿Que les hagamos un monumento por ser tan originales y tan únicos, por ser tan transgresores? Dios mío, son tan diferentes y tan originales, no manchen.

¿En serio no creen en dios? ¡a quién le importa! Esa gente que presume de ser atea y lo pone en todos lados, burlándose de la religión y demás me parece tan fanática como los católicos opusdeianos. Son igual de molestos que los Testigos de Jehova un domingo en la mañana o una patada en las gónadas.

¿No ven la tele? Está bien, que divertido, de seguro se la han de pasar viendo videos de gatos en YouTube o páginas con scans de la revista H. ¿O en serio creen que les vamos a creer que se la pasan en su biblioteca personal con su pipa, su bata de seda y su brandy mientras están leyendo los libros más profundos de la cultura occidental? Pues no. Lo siento mucho. No les voy a mentir, no he leído el Quijote completo, pero la gente que dice no ver la TV se me hace el mismo tipo de gente que presume de haber leído todos los clásicos de la literatura mundial y luego te dicen «¿En serio no lo has leído?». No, no lo he leído, lo siento. Pero lo más probable es que tú hayas leído el resumen en Wikipedia y sientas que lo entendiste.

¿No les gusta el futbol? ¿No le van a su país en los deportes? ¡Felicidades! Lo más probable es que a nadie le importe, porque a los que sí les gusta o a los que sí le van a su país eso no les va a importar. Así que no vayan a los partidos, no le vayan a México y sobre todo: ni lo digan. No sorprenden a nadie. ¿Saben por qué? Porque sólo parecen esnobs con monóculo que quieren ser distintos. Malditos hipsters del deporte.

Podría seguir infinitamente, pero mejor prefiero que me digan ¿qué otro tipo de gente así conocen? ¿cuáles son las cosas que ellos dicen con las que esperan que todos se sorprendan de tan distintos que son? ¿conocen a alguien así?

Bienvenido al mundo real…

Bienvenido al mundo real. Todo lo que pensaste que sabías está mal. Todo lo que conoces no existe. Eres un plátano. La respuesta es Jenga. La ensalada es el desayuno. Sólo acéptalo y sigue adelante.

Sólo acéptalo y sigue adelante.

Lemony Snicket le dice algo al 1% #OccupyWallStreet

El movimiento de #OccupyWallStreet es algo que desde sus inicios me pareció interesante. No les voy a mentir, al principio no lo entendía.

La verdad es que la mayoría de las coberturas son tendenciosas, pocas se han encargado de retratar el movimiento como tal. Quizás algo que se me hizo raro y que dije hace tiempo en Twitter es la nula cobertura en México y la aún poca reacción de la gente. Creo que muchas veces decimos eso, pero la verdad es que un gran porcentaje de la población ni siquiera tiene oportunidad de pensar en eso. Porque están chambeando. Para comer. Y lo que menos quieren es llegar a sus casas y preocuparse aún más. Lo que quieren es ver el fut y no preocuparse.

Y nuestra cultura es así, nos conformamos con lo poco que nos dan porque «podríamos estar peor». Y si bien es cierto, hay mucho que aprender en los movimientos que han surgido. En EEUU el gran pedo es que el  1% de la población tiene una lana inimaginable y aún así son los que proporcionalmente pagan menos impuestos, los cuales normalmente los cubre el otro 99%. Así es, grandes compañías como EXXON o algunos bancos logran -gracias a artificios de la contaduría- ganar millones de dólares, hacer que el gobierno “los rescate” -con dinero de los impuestos- y pagar cantidades risibles de impuestos.

Esto no le gusta a nadie. Y la gente empezó a protestar, diciendo que debería existir algún impuesto a los ricachones que haga que paguen una cantidad proporcional de dinero. Igual y hasta un poquito más, porque -seamos justos- no es como que alguien necesite miles de millones de dólares para comer.

Aún así está la contraparte, la gente que dice “es su dinero, que hagan lo que quieran”, “ellos se lo ganaron, tu trabaja duro y ganarás igual”, “si son millonarios por méritos propios,deberían dejarlos en paz”. Y aunque esto puede parecer lógico, también hay otra dura realidad. La mayoría de la gente podría trabajar muy duro y no ganar igual, podría incluso trabajar más duro que todos y no ganar ni la décima parte, ya sea por ondas educativas -que son caras- o porque simple y sencillamente no fueron tan afortunados. El campo de batalla es injusto, en general la política y la industria son cosas que controlan algunas familias y que mantienen como una especie de “mafia de los ricos”. Y esa es una realidad.

En fin, basta de mis divagaciones. Lo que yo quería enseñarles era los 13 Observaciones hechas por Lemony Snicket mientras veía Occupy Wall Street desde una distancia prudente. Para quienes les suene el nombre, Lemony es el autor de los excelentes libros “Una serie de eventos desafortunados”.

Se los dejo en inglés para que le den un vistazo, veré si mañana puedo hacer una traducción de esto en CriticaPura:

Thirteen Observations made by Lemony Snicket while watching Occupy Wall Street from a Discreet Distance

1. If you work hard, and become successful, it does not necessarily mean you are successful because you worked hard, just as if you are tall with long hair it doesn’t mean you would be a midget if you were bald.

2. “Fortune” is a word for having a lot of money and for having a lot of luck, but that does not mean the word has two definitions.

3. Money is like a child—rarely unaccompanied. When it disappears, look to those who were supposed to be keeping an eye on it while you were at the grocery store. You might also look for someone who has a lot of extra children sitting around, with long, suspicious explanations for how they got there.

4. People who say money doesn’t matter are like people who say cake doesn’t matter—it’s probably because they’ve already had a few slices.

5. There may not be a reason to share your cake. It is, after all, yours. You probably baked it yourself, in an oven of your own construction with ingredients you harvested yourself. It may be possible to keep your entire cake while explaining to any nearby hungry people just how reasonable you are.

6. Nobody wants to fall into a safety net, because it means the structure in which they’ve been living is in a state of collapse and they have no choice but to tumble downwards. However, it beats the alternative.

7. Someone feeling wronged is like someone feeling thirsty. Don’t tell them they aren’t. Sit with them and have a drink.

8. Don’t ask yourself if something is fair. Ask someone else—a stranger in the street, for example.

9. People gathering in the streets feeling wronged tend to be loud, as it is difficult to make oneself heard on the other side of an impressive edifice.

10. It is not always the job of people shouting outside impressive buildings to solve problems. It is often the job of the people inside, who have paper, pens, desks, and an impressive view.

11. Historically, a story about people inside impressive buildings ignoring or even taunting people standing outside shouting at them turns out to be a story with an unhappy ending.

12. If you have a large crowd shouting outside your building, there might not be room for a safety net if you’re the one tumbling down when it collapses.

13. 99 percent is a very large percentage. For instance, easily 99 percent of people want a roof over their heads, food on their tables, and the occasional slice of cake for dessert. Surely an arrangement can be made with that niggling 1 percent who disagree.

 

Enlace: OccupyWriters | Vía BoingBoing

 

Pendejos piramidales y pirámides del pendejismo

Hoy el buen Salles (a quien tuve oportunidad de ver en la Campus Party pasada) ha publicado una ilustración épica, hablando de los pendejos y la tolerancia que tenemos a ellos. Denle un vistazo:

Esto es sabiduría. De una u otra manera. Y es chistoso porque es cierto.

En fin, para todos aquellos que se preocupaban por mi paradero (jojo, «paradero») en la vida, resulta que ando en Guadalajara, trabajando en WEM Creative Studio, y la verdad me la estoy pasando bastante bien.

Vivo bastante cerca de la oficina -que está en Libertad y Moscú, la mothership de los hipster-, tengo una cama, un ropero, un puff, un mueble para poner la computadora, dos mochilas, mi ropa y una bici. En otras palabras tengo todo lo que necesito. Y vivo con otros tipos -otros seis, o cinco porque uno es médico y casi nunca está en la casa- que son bastante chidos en una casa grande de la colonia Moderna.

¿Qué les puedo decir? Guadalajara me sienta bien, sin albur.

Y pues, les dejo la pirámide del pendejismo para que se diviertan. Dejen sus comentarios y cosas por el estilo :)

Verdad Aleatoria #31

No entiendes algo hasta que piensas que es obvio.

Pasa con todo, desde las matemáticas a la vida. Cuando algo te parece obvio, es que lo entiendes bien. Me di cuenta mientras hacía un pequeño programa. Cuando dices ‘Esto es tan sencillo ¿por qué me tardé tanto?/¿por qué no lo hice así o asá?’ es cuando triunfaste.

 

La creatividad y 29 maneras de mantenerte creativo

La creatividad es como magia.

29 WAYS TO STAY CREATIVE from TO-FU on Vimeo.

Mi novia alguna vez me dijo que ser programador es la alquimia moderna, piensas algo, prácticamente cualquier cosa, y puedes hacerlo real. Obviamente no es tan fácil como se los platico -de hecho no es nada fácil-, requiere principalmente dos cosas: conocimiento y creatividad. El conocimiento lo obtienes estudiando y leyendo, la creatividad… bueno, esa es otra historia.

La creatividad es uno de los bienes más preciados del universo, muy a pesar de la antimateria. ¿Por qué? Pues porque con eso se puede construir cualquier cosa.

Muchos han querido crear la fórmula de la creatividad. Hay libros sobre creatividad, posts acerca de creatividad, métodos para la creatividad… y un gran etcétera. Pero la verdad es que es una cosa tan personal que cada quien debe encontrar la manera de hacerse más creativo. La experiencia es la madre de la creatividad, porque nos permite encontrar maneras de no hacer las cosas; si a eso le sumamos un poco de raciocinio y un tiempo para pensar, podemos crear cosas nuevas, nuevos métodos o nuevas maneras de hacer algo.

Suena menso, pero cada quien encuentra su propia manera de hacerlo; estos son consejos y seguramente son bastante útiles. Así que pónganlos en práctica si quieren, o tomen los que más les gustan, pero yo voy a tratar de ponerlos en práctica empezando ya.

¿Saben que consejo les daría yo? tengan Twitter y no lo usen solamente para decir lo que están haciendo, sigan a gente chida y traten de ir un poco más allá. Es un buen ejercicio y puede a veces ser divertido.

Próxima estación: Guadalajara

 

El viernes pasado acabo de terminar mi última materia en la uni. Se supone que estudio Ingeniería Electrónica y mi especialidad son las telecomunicaciones y pues la verdad sí ando bien felizote. Esto representa que ya estoy medio libre para hacer muchas cosas más interesantes que la escuela -aunque en serio AMO estudiar y si hubiera una profesión en la que me pagaran por SÓLO estudiar sin investigar ni nada más, lo haría toda la vida-. Una de estas cosas es cambiarme de ciudad.

Como algunos sabrán ya viví en otro lado -el caótico Distrito Federal, ciudad que adoro con toda mi alma-, pero últimamente las circunstancias me están jalando a otra ciudad: Guadalajara (Guadalajara, Guadalajaraaaaa ?), “la perla de occidente”, en dónde además de mi momia, están unos de mis compas/socios/compañeros de trabajo más chidos del mundo mundial; estos son la banda que trabaja en WEM, los papás de Indie Weblogs (ya saben, la red de blags de donde es el blag ese en el que escribo que no es el blag ese grandote donde escribo los fines de semana). Con ellos esperamos traer nuevas historias a este ya casi abandonado blag y traer un nivel completamente nuevo de cotorreo y profesionalización a Indie Weblogs.

Pues bien, la onda es que dejo Torreón un rato; mi familia, mis compas y un calorón de 40° para ir en busca de nuevas aventuras. No es un sacrificio, es más bien un paso adelante. A todos mis compas y mi familia los quiero mucho, no por irme voy a dejar de estar en contacto con ellos (la magia del Interlols), así que no me preocupo mucho por eso.

Lo que me preocupa un poco es que cuando digo que me voy a la aventura, lo digo bastante en serio. Tengo chamba con los chicos de WEM, con los que haré mi residencia profesional (“prácticas profesionales”, “esclavitud sin sueldo”, “hago como que te contrato y tratas de aprende algo para titularte”, el nombre varía dependiendo del lugar), pero no tengo algunas cosas, que enumeraré a continuación y que me encantaría tener:

  • Depa/casa/lugar donde dormir. Sé que es medio loco, pero aunque he visto algunas opciones no sé donde viviré en Guadalajara. Ya saben, es meedio difícil hacer trámites a distancia; así que tendré que esperar hasta estar allá para ver bien qué onda con eso. Pero si conocen algún lugar bara bara o están dispuestos a
  • Cama. Usada principalmente para dormir (guiño, guiño); necesitaré una y no sé cómo le haré para conseguirla. Puede que el depa que rente ya tenga algo así, pero sería cuestión de verlo. Por mientras, sé que no tengo. Un colchón basta, no soy tan acá.
  • Bici. Importantísima; en guadalajara tienen un muy buen sistema de transporte público, pero la bici además de ahorrar unos pesos diarios me ayudará a mantener a raya la panza que crecerá debido a las tortas ahogadas, tacos, refrescos y una que otra ocasional chela -ay ajá- (saludos a mis papás si están leyendo esto).
  • Enseres básicos de vivir la vida loca (ja, toma esa Ricky Martin), dícese… pues… todo. No sé con que venga mi depa hipotético, así que probablemente no tendré mesa, sillas, escritorio ni nada por el estilo. Esto me agrada, siempre está perrón empezar de cero. Pero también debo confesar que me da un poquito de miedo.

Fuera de eso pues tengo todo. Ya saben; esas cosas importantes como la salud, el dinero, el amor, ropa, computadora. Pero queridos cuatro lectores, si alguno de ustedes viviera en GDL, conocen a alguien de GDL o tiene algo que ver con GDL les pido por favor que me ayuden con mi búsqueda.

Sí, si tienen un mueble viejo que quieran vender (tan barato que sea casi como un regalo) o conocen un compa que quiera compartir depa (que sea buena onda, no manchen) o conocen un depa bien barato en Guadalajara (por “bien” quiero decir “increíblemente barato y bien ubicado”, por una estación de tren ligero sería la onda), tienen una bici viejita pero buena que quieran vender o cualquier cosa que creen que me pueda ayudar, pues háganmelo saber (ya saben dónde, en Twitter, Facebook o en el contacto del blog).

Retuiteen, coméntenlo en Facebook, díganle a sus primos, a sus primas, a sus tías jóvenes; háganme famoso como el pediche más pediche de todo el mundo. En serio sería bien genial que me pudieran ayudar con lo que sea; si nomás van a decir “we, pregunta en este depa teléfono 33338939838, creo que estaría bien” sería genial, si deciden vender o donar algo a la causa, sería genial. Les agradezco por adelantado por todos sus favores y toda la ayuda que me puedan dar, aunque parezca anuncio de la campaña de donaciones para la Cruz Roja.

Está bien que no te gusten algunas cosas…

It’s okay to not like things, but don’t be a dick about it.

La vida debería ser así de sencilla. Todo te lo deberían explicar con una sencilla canción. Tal vez esto haría del mundo un lugar mejor ¿no creen?

Vía: Chris Glass